Mírame como una persona

     La formación en el trabajo siempre es buena. Creemos conocer a las personas que trabajan con nosotros hasta que un día recibimos de ellas un curso o similar y nos cuentan su experiencia personal. Poder estar en contacto con una organización que cuida de la salud mental y de las personas con problemas mentales hace que me haga más sensible a esta realidad, desconocida para mí hasta hace un mes que comencé mi andadura en tierras inglesas. El tema del que les hablo es algo difícil de explicar cuando la conferenciante ha vivido en sus propias carnes dicha experiencia. No le hace ni mejor ni peor, le hace ser persona, con dificultades como tantas otras y con un trauma del que gracias al tratamiento adecuado y al apoyo necesario de otros ha podido recuperarse.

Con dignidad, con techo

     Probablemente lo que viene a continuación no salga publicado en muchos diarios dado a su poca relevancia (depende de para quién). No obstante, poder informar y comunicar de noticias verídicas, optimistas y objetivas es algo que todo periodista debe permitirse. Sí, porque es fácil hacerse eco de temas que a diario crean polémica: política, corrupción, crisis, aborto, terrorismo y un largo etcétera.

     Hoy Sevilla cuenta con una persona menos sin hogar. Era habitual encontrarse en los aledaños del ambulatorio de Marqués de Paradas una mujer sin hogar, cuyos únicos recursos para vivir eran los cartones y los paraguas para resguardarse de las inclemencias meteorológicas.

El lapidado cine español

     La 28º edición de la Gala de los Goya dejó algún que otro resquemor – para variar- debido a la gran ausencia de la noche. Siendo la noche de la cultura, ¿cómo podía faltar el máximo representante de Cultura en nuestro país? Una noche para recordar donde más que de cine se habló de política, por no perder la tónica que viene siendo habitual desde los inicios del cine español y sus artistas políticos.